miércoles, 8 de junio de 2011

La interpretación de Copenhagen

Triple sentido. Como la obra Copenhagen vista en el Teatre Nacional el último dia, y por los pelos.

La interpretación de un texto de 1998 por parte de los actores del "Nacional" es buena, la descripción de la física involucrada en la obra Copenhagen, especialmente la interpretación de Copenhagen de la mecánica cuántica es buenisima, comprensible y dura para los no iniciados, como debe de ser. Y mi interpretación del texto Copenhagen es clara: ¿Quien dijo que no se ha inventado nada desde los griegos?




Empezaremos por los actores y la puesta escena porque ustedes no la van a ver si no la vieron ya. Así que si les digo que me gustó la puesta escena y las transiciones y que los actores ni brillaron ni se hundieron porque tal vez no debían, nadie me lo va a negar. Porque nadie podrá nunca dudar de mi interpretación de los hechos. O tal vez sí.


Si seguimos por el texto, más bien, por la parte científica e histórica del texto, debo decir que estoy muy sorprendido. Michael Frayn (en la foto del NYTimes) demuestra que no es necesario hacer ninguna concesión a la gradería... y, claro, entonces el texto se vuelve denso. Aclaremos, se vuelve denso porque él quiere. Porque él decide que se debe explicar todo. Y cuando digo todo, digo todo: Situación de la Segunda Guerra Mundial en 1939, 1941 y 1943, los personajes principales en el desarrollo de la bomba atómica, los inicios en la comprensión del átomo a principios del s.XX, el desarrollo de la mecánica cuántica en apenas tres años para explicar dichos átomos, y, puestos a pedir, explicar la propia mecánica cuántica: onda-partícula, principio de incertidumbre (incluido el gato de Schrodinger de la foto). Todo eso requiere texto. Y si además añadimos la inestabilidad del uranio, los neutrones, la reacción en cadena, la fisión, los reactores y las bombas al listado de cosas que cualquier lego (como diria Bohr) debe entender, tenemos un texto que es necesariamente denso.



No es de extrañar que en el intermedio fuese la palabra en boca de to(dos) en el lavabo. Pero da gusto. Al físico se le ponen las pieles como escarpias, al no físico le encantan que se lo expliquen todo aunque sea absolutamente imposible entenderlo en dos horas.. y/pero la recompensa es el esfuerzo. Y aprender que el mundo de lo pequeño no tiene nada que ver con el mundo de las cosas grandes creo que es algo que no se le escapa a nadie que asista a la obra. Y gusta.

Y si te gusta la Historia de la Segunda Guerra Mundial, ya no digamos. Porque la excusa/no excusa de la obra es un encuentro entre dos físicos y una física en la sombra: Heisenberg, Bohr y su mujer Margrethe en Copenahgen, en la Dinamarca ocupada (ver foto de las tropas en Dinamarca) de 1941, tres meses antes que EEUU entre en guerra, con la Alemania Nazi en el cenit de su poder. Pero también la misma reunión en 1943 y en 1998 y en 1927.. porque no es un encuentro, sino muchos y simultaneos.


Y por último, la historia. El texto sobre el texto y entre el texto. Porque la parte científica e histórica no se separa de la historia pero tampoco se junta, proque son las dos cosas a la vez. Porque el texto está escrito como los principios de la física que describe. Porque las ideas siempre parten de un esbozo que se escribe y se reescribe, porque siempre hay una nueva versión con una nueva idea. Si lo que se esperan es una obra sobre la moral del físico ante la posibilidad de hacer "la bomba", olvidenlo. No va de eso. Va de todo, de todo lo que tiene que ver con la realidad y con todas las acciones que hacemos. ¿Ambicioso? Sí. Casi tan ambiciosa como la famosa reunión en Bruselas (no se dejen engañar por tanto hombre, solo una obtuvo dos premios Nóbeles)


Y qué final haces para una obra que lo abarca todo y por tanto el conflicto casi brilla por su ausencia al estar presente en todos los lados. Pues inventando un final "no griego"... y entonces sí que me quedo un poco impresionado. Increible, aún se pueden inventar cosas. Seguro que alguien me podrá decir que eso ya lo había hecho alguien antes. Podría ser, pero no era griego y seguro que no lo habia hecho así. Vaya gozada de final. Creo que en Hiroshima no dijeron lo mismo.

6 comentarios:

acolostico dijo...

aja

(eso y no avisar)

Bororo dijo...

@acolostico.. Gracias a los compañeros de Castelldefels que me avisaron mientras estaba en Alemania.. la pillaron por los pelos.

Anna dijo...

Una altra ocasió de veure l'Arquillué dalt d'un escenari perduda...Catxis...

Marta dijo...

Ha quedat sense veure, catxis!

Zonia dijo...

Preocupación. Grande. Ni me sonaba...

Bororo dijo...

@anna Arquillue, el millor dels tres. En la meva húmil opinió. Em vaig creure el seu Heisenberg/no heisenberg viu/mort culpable/innocent/indeterminat. I no era fàcil

@anna @marta @zonia Jo quasi-catxis.. per sort.. una que esquivo.