jueves, 15 de diciembre de 2011

Miri Miró

Tenía que hacer la broma. Porque Miró, en el fondo, era un cachondo. Si alguien tiene ganas de ver por si mismo la evolución artística de un gran pintor, nada mejor que pasarse por la Fundación Miró, allí en lo alto de mi montaña vecina.  Para un fan de Miró como yo, cuya admiración empezó al ser el único artista que entendía de pequeñito, da gusto ver la exposición que han montado la Fundación y la Tate Gallery. Y da gusto ir patrocinado con buena compañía y mejor aperitivo.





Así pues, a parte de recomendarla siguiendo los pasos indicados aquí, aquí y aquí, me gustaría comentar que...

Spielberg es un copión





Sí, E.T., allí mismo. Mucho antes de la película.


Ahora ya, más tranquilo después de este descubrimiento, nada más que añadir.. bueno sí , una cosa. No había visto ningún cuadro con mala leche de Miró. Y resulta que me gustan más que los que tienen las "estrellitas" que me fascinaban de pequeñito. Que gran mala baba tenía... Si los curas y obsipos supieran...

5 comentarios:

Zonia dijo...

Vaya con el Spilberg! menudo copión! Vale, vale...apuntada, se intentará ir...

Anna dijo...

Chula, chula...

@Zonia, els caps de setmana està impracticable de gent. S'hi ha d'anar amb paciència.

Marta dijo...

y el euro? No sale el euro??? ;) :p

acolostico dijo...

Parece que gusta el Miró, coincido

castelldefels oro dijo...

Curiosa la comparación con de Spielbierg y Miró, ¡quién iba a pensar que el catalán serviría de inspiración para el cineasta! Se nota que los pintores surrealistas hicieron mella en la cultura, aunque sin duda el más conocido es Miró, ¿alguien se acuerda de Klee o Masson?